imagen de capsulas de krill sobre barriga

Beneficios para la salud de aceite de krill

El aceite de krill es una sustancia natural que contiene numerosos nutrientes beneficiosos para tu salud. Existen pocos productos que presenten una densidad mayor de ácidos grasos omega-3, omega-6 y omega-9 (el famoso ácido oleico), antioxidantes naturales, vitaminas A y E y varias clases de flavonoides.

El aceite de krill es rico en ácidos grasos poliinsaturados omega 3 EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico), que son componentes estructurales del cerebro humano, la corteza cerebral, la piel, el esperma, los testículos y la retina.

El consumo de ácidos grasos omega-3 EPA y DHA puede reducir el riesgo de enfermedades coronarias, reduciendo los niveles altos de colesterol y triglicéridos. Las personas que sufran o hayan sufrido problemas de corazón tienen aquí un valioso aliado. Los ácidos grasos omega-3 en el aceite de krill se absorben más fácilmente por las células del cuerpo que los del aceite de pescado.

También las personas con problemas de colesterol experimentan mejorías rápidas si consumen regularmente aceite de krill. Investigadores de distintos países europeos han constatado que basta con ingerir dos gramos de este aceite al día durante dos meses para conseguir más del doble de los niveles de omega-3 en el organismo, un hallazgo que abre la puerta a la prevención de enfermedades como la hipercolesterolemia. Esta y otras conclusiones están presentes en un estudio presentado en 2011 en la prestigiosa Journal of Agricultural and Food Chemistry.

La presencia de omega-3 que ayuda también a prevenir enfermedades neurodegenerativas y contribuye a una mejor salud mental, lo que hace que su consumo sea especialmente recomendable a partir de cierta edad.

Ciertos pescados como el atún o el pez espada pueden contener toxinas como el mercurio, lo que lleva a algunos consumidores a evitar el consumo de aceites de pescado para obtener ácidos grasos omega-3. El aceite de krill es más seguro debido a los niveles más bajos de contaminantes.

El poder antioxidante del aceite de krill

Por lo que respecta a los antioxidantes, el aceite de krill es notablemente superior a la de otros aceites de pescados. Es rico en astaxantina, un antioxidante carotenoide, que inhibe la oxidación y puede neutralizar el efecto oxidante de los radicales libres.

Aunque muchos alimentos contienen antioxidantes, la ingesta de antioxidantes como suplemento nutricional son una valiosa ayuda para optimizar tu salud, neutralizar los radicales libres, retardar los signos del envejecimiento, promocionar la salud del corazón, el sistema inmunológico, y la memoria.

El aceite de krill también sirve para reducir el dolor de las articulaciones y aumentar la flexibilidad, lo que permite llevar un estilo de vida más activo y saludable. Un estudio en el Journal of the American College of Nutrition concluyó que el aceite de krill fue eficaz en la reducción de los síntomas de la artritis y la inflamación: con una dosis diaria de 300 mg se inhibe significativamente la inflamación y reducen los síntomas artríticos dentro de un periodo de tratamiento corto de 7 y 14 días.

También alivia los trastornos premenstruales y períodos menstruales dolorosos.

Otra de las ventajas respecto al aceite de pescado es que no tiene regusto a pescado, ni produce reflujo, un efecto secundario desagradable común en los suplementos de aceite de pescado.

¿Conoces alguna otra propiedad del aceite de krill?


Conoce los principales efectos secundarios del krill aceite